¿Cómo pueden las cafeterías ser empresas inclusivas con la comunidad LGBTI+?

Cada vez son más las empresas que están tomando conciencia acerca de la discriminación que viven las personas de la comunidad LGBTI, y es que anteriormente, las personas tenían muchos problemas con las personas que no se identificaban con su sexo. Pero los cambios que se han vivido en los últimos años ha sido impresionante y aunque son pasos que se efectúan poco a poco, las empresas han decidido tomar partido por esta comunidad, permitiendo que se conviertan en un gran apoyo para el movimiento.

En este artículo decidimos enfocarlo más hacia los negocios de cafetería especialmente porque muchos de los jóvenes suelen tener sus primeras experiencias laborales dentro de estos locales, y al ser espacios muy concurridos, es importante que exista respeto y se demuestre apoyo a esta gran comunidad. Permitiendo así que por medio de herramientas como lo es Corposuite y la comprensión de las personas, los trabajadores se sientan tomados en cuenta y puedan desarrollarse personal y profesionalmente dentro de un espacio inclusivo que ofrece comprensión y respeto hacia la población LGBTI.

Al momento de que una cafetería crea una cultura inclusiva, permite atraer a una gran cantidad de personas que no solamente están enfocadas a clientes, sino también a candidatos; esto es de gran ayuda porque de esta forma se puede expandir el talento humano y brindar un mejor servicio a los comensales y crecer en el mercado empresarial. Para ello, es necesario que las cafeterías desarrollen las estrategias ideales para que exista inclusión, algunas de las técnicas que pueden serán de gran apoyo son:

Analizar y modificar los procesos

Para que la cafetería sea una empresa inclusiva, es importante que se efectúe un análisis profundo para determinar si existen colaboradores que tienen problemas en aceptar a la comunidad LGBTI o si hay personal que pertenezca a esta población. Una vez que se haya generado esta investigación, es importante hablar con todos los empleados y dejar bien en claro que la cafetería será un lugar de inclusión. De igual manera, si existen trabajadores que son de la comunidad, ellos pueden ser un gran apoyo para los demás, en especial para que todas las personas comprendan el cómo se sienten y lo importante que es saber tratar con miembros de esta población.

Desarrollar protocolos antidiscriminación

AL momento de que la cafetería sea inclusiva, todos los trabajadores deben de entender que está cero permitido la discriminación dentro del establecimiento, por lo que los gerentes siempre deben de tener en cuenta esta postura para que al momento en donde se presente una situación de este tipo, actúen de forma inmediata. Cada uno de los colaboradores debe tener en cuenta que el hostigamiento y la falta de respeto hacia las personas de esta comunidad no son tolerados en ninguna situación.

En caso de que el personal no respete estos protocolos o políticas, deberá de ser sancionado o despedido, porque si la cafetería verdaderamente quiere manejar un clima inclusivo en donde todas las personas se sientan cómodas, tanto el personal interno como lo son comensales, debe de estar siempre firme ante actos de discriminación.

Y aunque aún faltan muchas acciones por hacer, estos pequeños cambios que se han dado en la sociedad y en las empresas permitirá que, al no haber discriminación, se brindan más oportunidades de trabajo.